Rebozo mexicano: Tradición y cercanía

Para muchas mamás y muchos papás mexicanos, un rebozo es una conexión con nuestras tradiciones y el arte de nuestros talentosos artesanos; sin embargo, también es retomar una herramienta que facilita la crianza y el apego con múltiples beneficios. 

Por ello, aquí te dejamos algunas ventajas de usar el rebozo como una valiosa herramienta de cercanía con tu bebé.

Beneficios de usar un rebozo

El uso del rebozo tiene muchos beneficios para el recién nacido y para la madre. Además de atender la necesidad de contacto constante de nuestro bebé, un rebozo nos permite sumar a su desarrollo desde diferentes aspectos: 


💪🏻 Físico:


  • Duermen mejor con mayor facilidad
  • Fortalecimiento de su columna vertebral y cadera
  • La posición vertical promueve la expulsión de gases
  • Favorece su sistema digestivo
  • Menos cólicos o reflujo

🥰 Emocional:


  • Favorece la relación madre e hijo
  • Aporta seguridad, protección y confianza al emular el vientre materno
  • Brinda tranquilidad al bebé
  • Nutre su personalidad y capacidad para vincularse con otras personas
  • Perfecto para los bebés prematuro

 

Beneficios del porteo para los padres

El uso del rebozo también tiene múltiples beneficios para los padres que practican el porteo. Además de atender las necesidades del bebé, nos da la oportunidad de atender tareas diarias.


Hacer las compras, subir al transporte público o atender a otro hijo/a se simplifican cuando usas un rebozo, a la vez que brinda la tranquilidad de estar atendiendo la necesidad de contacto del bebé.


Porteo ergonómico

Para portear sin interferir en la fisiología del bebé y del adulto porteador se recomienda hacerlo de forma ergonómica; es decir, de acuerdo a la fisiología del bebé conforme a la etapa de desarrollo en la que se encuentre, la fisiología del adulto porteador y el peso, entre otros factores. 


Recuerda que el rebozo o portabebé tendrá que ser el que se adapte para optimizar la eficacia, seguridad y bienestar del bebé.


Porteo con tradición

Mecer a nuestro pequeño en un rebozo tradicional es traer a la memoria a las abuelas mexicanas de “antes” y sus remedios para dormir a los bebés en brazos de mamá. Técnicas de crianza presentes generación tras generación que forman lazos únicos. 


Cada rebozo de nuestra tienda es elaborado de forma única, hecho 100% a mano o con ayuda de herramientas que nos conectan con el pasado de nuestro país y con la innovación de las nuevas generaciones.


Nuestros rebozos son elaborados sólo con las mejores telas, 100% algodón tejido por artesanos de Oaxaca, Veracruz o Guerrero; una garantía de que adquieres un producto artesanal de excelente calidad.