Rebozos mexicanos para bebés, criar con apego

Rebozos mexicanos para bebés

Alce la mano aquella mamá o papá que desea para el futuro de su hij@ empatía en las relaciones personales adultas.

Si levantaste la mano, déjanos decirte que estás muy de acuerdo con la teoría psicológica del apego descrita por el londinense John Bowlby, cuyo principio afirma que, desde el nacimiento, el bebé necesita establecer una relación afectiva con un cuidador para su normal desarrollo social y emocional.

Cuando el recién nacido inicia su vida pegadito a mamá o papá ya sea cargado o usando un rebozo mexicano para bebés está practicando una de las 8 B que plantea la crianza con apego o el Attachment Parenting. Este término acuñado por el pediatra William Sears describe un estilo de crianza practicado por él y su esposa, la enfermera Martha. Buscan enseñar a otras familias un método basado en esta máxima: el camino hacia la felicidad y el bienestar humano se inicia en el nacimiento desde una atención permanente que genere un vínculo amoroso sólido durante toda la infancia y extrapolable a la vida adulta.

Los rebozos mexicanos para bebés se basan en el “babywearing” planteado por los Sears que significa llevar al bebé en brazos. Para los bebés es un estado ideal pues están resguardados, sin estrés y asimilando todo lo que ocurre a su alrededor mientras están cerquita del cariño de papá y mamá. Confort y seguridad brindan los rebozos mexicanos para bebés.  

Ventajas de practicar el babywearing con los rebozos mexicanos para bebés

La experiencia de los lactantes dentro de un rebozo mexicano trae múltiples ventajas tanto para la mamá como para el bebé.

1.- Evita cólicos y reflujo:

La posición vertical que adoptan estimula los procesos digestivos y esto conlleva a que su adaptación a la vida fuera del vientre materno sea más sencilla.

2.- Desarrolla la psicomotricidad y cognición:

El bebé sobre el rebozo mexicano logra controlar su cuerpo, especialmente cabeza y nuca a través del desarrollo de su sentido propioceptivo que a la vez lo capacita a practicar el reflejo del agarre.

3.- Provoca la termorregulación:

Los rebozos mexicanos para bebés funcionan como una incubadora humana ya que buscan el contacto piel a piel promoviendo la sincronización térmica, es decir la temperatura corporal de mamá o papá regula la temperatura del bebé.

4.- Genera autonomía para quien hace el porteo:

Esta es una gran ventaja para el adulto que portea, pues al tener ambas manos libres se puede ejecutar casi cualquier tarea mientras el bebé dormido o despierto disfruta dentro de su rebozo.

5.- Ayuda a serenar a los bebés:

La cercanía que da la contención de los rebozos mexicanos para bebés ayuda al sentido de satisfacción que experimentan los lactantes relajándolos y sobre todo evitando los llantos innecesarios. Y mamá feliz.

6.- Estimula las hormonas del amor, el bonding y la lactancia:

Mediante el porteo se estimula la producción de la oxitocina y prolactina que a su vez originan el proceso de lactancia y refuerzan el vínculo emocional o bonding entre mamá, papá y bebé.

 

Si este blog te pareció útil, compártelo a todos esos padres amorosos que conoces.