Usar los rebozos para bebés ayudan a su desarrollo emocional

El nacimiento del bebé es un acto crucial en la vida de sus padres. Y ni decir para el recién nacido que cambia a la escena extrauterina. Del vientre materno que lo protege pasa a carriolas, cunas o sillitas que le muestran el mundo con luces, frío y ruidos extraños.  

Para que esta transición sea lo menos brusca posible y ayude al sano desarrollo emocional del recién nacido, se sugiere el uso de los rebozos para bebés que traen consigo toda la sabiduría ancestral de la crianza con apego de las bisabuelas mexicanas.

Utilizar los rebozos para bebés recuerda al recién nacido sus experiencias intrauterinas con los sonidos maternos que lo acobijaron. La voz de mamá, el ritmo de su corazón y hasta los movimientos que lo estimularon desde el vientre vuelven a su memoria.

Una vez que el bebé es colocado en un rebozo sobre el pecho de mamá, este cobijo le brinda la temperatura y sonidos ya conocido por él y fortalece el vínculo afectivo necesario para su desarrollo.

Entendiendo que el apego es parte normal del desarrollo del bebé y que este es el camino para una personalidad segura, independiente y con buenas y sanas relaciones futuras, el uso de los rebozos para bebés más allá de cuidar su desarrollo físico, ayuda a su desarrollo emocional para procurar que crezca sano y feliz.

Rebozo para bebé

Te comentamos las 10 principales razones por las que usar los rebozos para bebés ayudan a su desarrollo emocional:

1.- El bebé logra tranquilidad al sentirse protegido, por lo que su sueño es tranquilo y de calidad.

2.- Sincroniza su ritmo cardiaco y respiratorio con el de su mamá por lo que reduce el llanto y disminuye el estrés.

3.- Favorece la circulación sanguínea y la oxigenación lo que estimula el desarrollo del sistema nervioso.

4.- Se genera un ambiente de seguridad y confianza similar al experimentado en el vientre materno.

5.- Permite una postura natural para la lactancia materna lo que ocasiona el fortalecimiento del afecto que está en formación.

6.- Son especialmente recomendados para bebés prematuros, pues está demostrado que al usarlo como terapia (método canguro) se logra que prosperen en su desarrollo.

7.- Favorece su sistema inmunológico, neuronal, así como su autoestima para toda su vida.

El apego que proporciona el rebozo para bebés se gesta del contacto físico que regula las emociones para un desarrollo normal. El objetivo siempre será mantener unido los corazones.

Porque ¿Qué padres no desean que su hijo crezca sano y feliz?

Si quieres conocer más sobre los rebozos para bebés, checa aquí